Nuestra Esperanza

Una hermosa niña de quince años se enfermó repentinamente, quedando casi ciega y
paralizada. Un día escuchó al médico de cabecera, mientras le decía a sus padres: –
Pobre niña; por cierto que ha vivido ya sus mejores días.

– No, doctor – exclamó la enferma-, mis mejores días están todavía en el futuro. Son
aquellos en los cuales he de contemplar al Rey en su hermosura. Esa es nuestra
esperanza. No seremos aniquilados. Cristo resucitó de entre los muertos como garantía
de que nosotros también resucitaremos. La resurrección es el gran antídoto contra el
temor de la muerte. Nada puede reemplazarla. Las riquezas, el genio, los placeres
mundanales, no nos pueden traer consuelo en la hora de nuestra muerte. El Cardenal
Borgia exclamó al morir: – ¡En mi vida he preparado para todo menos para la muerte y
ahora, ¡Ay de mí!, no me encuentro listo!

Comparemos estas palabras con las de uno de los primeros discípulos: «Estoy cansado.
Quiero dormir. Buenas noches.» Estaba seguro de despertar en una tierra mejor.

Publicado en Reflexiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *